La Revista GQ ha publicado una reciente lista de esas sillas, cuyos diseños se convirtieron en insignia para cada uno de sus diseñadores, y fueron bandera de lo que se denominó Diseño Internacional.

Hagamos una revisión de esos modelos icónicos.

1. “Papa Bear”.

Hans Wegner. Dinamarca. 1954.

A través del tiempo se ha considerado uno de los modelos de silla más cómodos. ⠀ 
La revista GQ la considera la más cómoda de su conteo .

⠀ 2. “Stacking Chair”.

Verner Panton. Dinamarca.1960.

La innovadora primera silla de una sola forma moldeada por inyección de un solo material, y que incluso es apilable. ⠀

3. “B32/Cesca”.

Marcel Breuer. Alemania. 1928.

Fascinado por los manillares de bicicletas, Breuer y Mart Stam utilizaron acero tubular no reforzado para inventar la silla moderna del siglo XX. ⠀ 
El diseño de la B32 / Cesca fue el verdadero cambio de juego: ofreció un rebote cómodo y parecía flotar en el aire a un ser humano. ⠀

4. “LCW”.

Charles & Ray Eames. Estados Unidos. 1946.

La LCW (Lounge Chair Wood) y sus variaciones tienen que hacer el corte. ⠀ ⠀ 
Fueron los resultados de Años de experimentación que surgieron de la investigación de Eames sobre el desarrollo de una máquina (apodada “Kazam” en “Alakazam, ¡como la magia!”) Que podrían moldear el contrachapado en formas compuestas.

Su invento se usó por primera vez durante la Segunda Guerra Mundial para crear férulas ligeras inteligentes para el campo de batalla, y finalmente, después de la guerra, para su famosa silla de madera contrachapada, que ahora es un verdadero icono del diseño del siglo XX. ⠀

5. “Lounge & Ottoman”.

Charles & Ray Eames. Estados Unidos. 1956

Si realmente miras, verás que es simplemente una progresión lujosa de sus experimentos anteriores de madera contrachapada doblada, pero con inserciones y acolchados de cuero, giros y vueltas, como el guante de un receptor dentro de una cubierta de madera contrachapada.

El Eames Lounge ahora personifica el estilo ejecutivo, la masculinidad y la comodidad de mediados del siglo XX. ⠀ ⠀ 
Los modelos más coleccionables son, como este, el palo de rosa vintage

6. “Arm Chair”.

Warren Planter. Estados Unidos. 1966.

Platner basó hábilmente su trabajo en una silla de estilo Luis XV. Platner repensó esas voluminosas ballenas viejas con materiales modernos. 
El resultado es una silueta visualmente ligera e increíblemente elegante. 

7. “Transat”

Eileen Gray. Francia. 1927.

Basada en las sillas de cubierta de los barcos de vapor, esta pieza recibe su nombre de la abreviatura para “transatlántico”. ⠀ 
El marco tiene una carpintería complicada con soportes cromados, mientras que el asiento es una eslinga con una sección de soporte de cabeza giratoria. 

En una era dominada por diseñadores masculinos, cada uno de los diseños de Gray es excepcional y digno de estudio y recopilación.

8. “Egg”

Arne Jacobsen. Dinamarca.1958.

Jacobsen diseñó el Egg específicamente para el hotel SAS Royal en Copenhague, junto con muchos otros muebles que ahora han encontrado una gran vida fuera de la posada.

Su inteligente interpretación pop de un sillón tradicional es todo curvas y fluidez, suave y sexy. ⠀ 
También crea una especie de acogedor capullo de privacidad, especialmente si lo apartas de alguien que quieres ignorar o silenciar.

9. “209”.

Michael Thonet. Austria. 1900.

Una de las innovaciones más importantes en la línea de tiempo de la silla moderna es la invención de un proceso que permite doblar la madera con vapor.

Cuando Le Corbusier estaba haciendo su arquitectura de vanguardia, ¿qué decidió colocar en casi todos sus edificios? Un sillón thonet 209. ⠀ 
Era la única silla que sentía era tan moderna como su arquitectura.

10. “Barcelona”.

Ludwig Mies van der Rohe. Alemania. 1929.

Diseñada para complementar su Pabellón Alemán para la Exposición Internacional de 1929 en Barcelona. 

La silla nunca fue diseñada para ser producida en serie, sino para sentarse simplemente con una apariencia fabulosa en el Pabellón. Lo hizo. Todavía lo hace. No es tan cómodo, pero se ve tan impresionante como cualquier otra silla.

11. “Grand Confort”

Le Corbusier. Francia. 1928.

El Grand Confort es solo una forma inteligente de contener algunos cojines en un marco abierto. O una “canasta de cojines”, como lo refirió el propio Le Corbusier. 

Con su exoesqueleto de cromo, el lujoso clásico es lo último en viajes en el tiempo: canaliza los años 30 y 70, es una destilación pura y cómoda del Estilo Internacional.

12. “Tulip”.

Eero Saarinen. Estados Unidos. 1955.

 Un cambio de diseño tectónico ocurrió durante la noche cuando Saarinen reveló su intento de una silla de un solo material y forma única, lo que hizo estallar la idea de que una silla tenía que estar en cuatro postes.

Finalmente, resolvió su largo deseo de limpiar, como lo llamó, el “barrio pobre de las piernas”. ⠀ 
El resultado fue épico y también tan majestuosamente fluido y hermoso como, bueno, un tulipán.

Puedes leer el artículo original en idioma inglés aquí.

Si te gustó este contenido, compártelo. Y no olvides de suscribirte.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *